sábado, 5 de abril de 2014

Cuento - Día de Redención

Abrí mis ojos y pude ver los primeros rayos de luz del día entrando por la ventana. Por unos minutos me quedé recostado sobre mi espalda con la mirada perdida en el techo. Toqué mi rostro y podría haber jurado que ese no era yo, entonces eleve mis manos y las observé detenidamente. Casi no pude reconocerlas detrás de la piel arrugada que lo cubría. No podía creer lo rápido que la vida había pasado.

jueves, 3 de abril de 2014

Cuento - El Rey cruel

      Las puertas del salón principal del castillo se abrieron generando un gran estruendo. A lo lejos, el Rey esperaba la llegada de los tres guardias que traían a rastras al cocinero real y a su pequeño hijo de siete años. Ambos fueron arrojados a los pies del trono donde el soberano los esperaba sentado en las penumbras.